Por Magali de miituo


En estos tiempos, muchos de nosotros hemos tenido tiempo de sobra para reflexionar en cómo estamos pasando el tiempo y en qué gastamos nuestros recursos. Hoy, más que nunca, estamos tomando consciencia de lo que tenemos y nos hemos replanteado cuáles son las metas personales, profesionales y financieras a las que queremos llegar en el corto, mediano y largo plazo.


Y a todos nos consta que, para alcanzar esos objetivos, los recursos económicos son más que necesarios. Es por eso que la mayoría de los mexicanos hemos tomado ya la decisión y estamos buscando los mejores consejos para ahorrar, cómo gastar menos identificando los gastos hormiga que se acaban la quincena y, por supuesto, cómo administrar de mejor manera nuestros ingresos. Si eres uno de esos mexicanos, entonces seguro también te interesa saber cómo administrar una tarjeta de crédito. En miituo, el sitio donde puedes cotizar seguro de auto, te queremos dar los mejores tips para que lo logres.

¿Por qué es importante tener una tarjeta de crédito?

Si estás pensando en que una tarjeta de crédito es como tener "dinero de sobra", es momento de que te vayas sacando esa idea de la cabeza. Si bien, este tipo de tarjetas te pueden ayudar a comprar cosas o pagar servicios de una manera fácil, no debes olvidar que el dinero con el que se paga, es un préstamo y que este lo tendrás que pagar sí o sí en algún momento (entre más pronto, mejor).


Al tener una tarjeta de crédito, sin duda podrás estar preparado ante algún imprevisto, ya que el banco con quien la hayas sacado, "se hará cargo" del gasto en el momento; sin embargo, la mayoría de estos plásticos tienen un plazo de un mes para pagar lo que se gastó en ese periodo. Si no puedes pagar lo que te prestaron, entonces se sumará a ese monto un interés, el cual, muchas veces, es muy alto.

Consejos para que sepas cómo administrar una tarjeta de crédito

Es muy importante que siempre tengas en mente que una tarjeta de crédito de ninguna manera es dinero extra, sino una forma de pagar bienes o servicios mientras tienes la liquidez para solventar esas deudas. Si ya tienes uno de estos plásticos, aquí te dejamos grandes consejos para que lo utilices sabiamente:


  • No compres artículos que no podrás pagar. Recuerda, tu tarjeta de crédito no es un ingreso más que tienes, sino una ayuda para comprar. No compres artículos ni contrates servicios que cuesten más de lo que ganas o no podrás pagar la deuda y los intereses te comerán vivo.
  • Paga a tiempo la tarjeta. Como te dijimos antes, una tarjeta de crédito es un préstamo. Y como todo préstamo, también hay que pagarlo. Debes estar muy al pendiente de las fechas de corte de tu tarjeta (fecha en la que se terminan de contar todos los préstamos del mes) para que puedas pagar a tiempo y, de ser posible, la totalidad de la deuda.
  • Compra a meses sin intereses. En México, la mayoría de establecimientos aceptan pagos con tarjetas de crédito; es por esto que muchos de ellos ofrecen facilidades para comprar, tales como mensualidades sin intereses. Esto se trata de que, por ejemplo, si compras un televisor de 18 mil pesos y lo compras a tres meses sin intereses, cada mes tendrás que pagar seis mil pesos y no 18 mil de una sola vez. Esto te ayuda a obtener artículos con precios elevados, de una manera sencilla, sin pagar de más.
  • No dispongas de efectivo. Una de las "ventajas" que te ofrecen las tarjetas de crédito al momento de contratarlas, es que puedes acceder fácilmente a dinero en efectivo en cualquier cajero automático. Sin embargo, si decides tomar esto como opción en caso de necesitarlo, debes saber que al disponer de efectivo, esta acción sí genera intereses, incluso aunque pagues a tiempo; así que es mejor que esta opción la uses solo cuando sea absolutamente necesario.

  • Si sigues estos consejos, seguramente podrás usar tus tarjetas de crédito como un experto y sacarles el máximo provecho al menor costo para ti.