Por Magali de miituo


El hecho de que la inmensa mayoría de nosotros estemos disfrutando de las ventajas de hacer home office debido a la contingencia sanitaria por la que estamos atravesando, ha traído una clara y silenciosa consecuencia: nuestra vida sedentaria se ha hecho presente.


Y es que otra de las consecuencias de la cuarentena es que todos los comercios están cerrados, incluidos los gimnasios; además de que tampoco podemos salir al parque a ejercitarnos porque debemos acatar las medidas del autoconfinamiento. Como es natural, seguro te la pasas sentado todo el día, ¿cierto? Si es tu caso, en miituo, el seguro por km recorrido, queremos darte los mejores ejercicios para cuando se está sentado mucho tiempo.

¿Por qué es importante ejercitarse en cuarentena?

Aunque el ejercicio es importante en todos los momentos de nuestra vida, así seamos niño, adulto jóvenes o adultos mayores o de la tercera edad, es especialmente importante que lo practiquemos en una situación como la que estamos atravesando y te vamos a dar algunas de las razones más importantes que te convencerán de realizarlo (aunque sea algunos estiramientos) mientras estás en casa:


  • Controla el peso. Importantísimo en estos tiempos en los que la ansiedad nos ataca y es muy común que comamos más de lo que lo haríamos en una situación "normal".
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, respiratorias y de padecer diabetes. Hacer ejercicio con regularidad puede alejarte de los grupos más vulnerables de ser atacados mortalmente por el COVID-19, ya que fortalece el corazón, mejora la circulación, hace que la insulina trabaje de mejor manera y reduce los niveles de azúcar en la sangre al mejorar el metabolismo de los individuos que lo realizan; además, ayuda a mejora el sistema respiratorio, lo que ayuda mucho en la prevención de enfermedades respiratorias.
  • Mejora la salud mental y el estado de ánimo. Durante el ejercicio y después de realizarlo, el cerebro libera sustancias químicas que dan una sensación de bienestar y ayudan a mejorar el estado de ánimo y a terminar con la depresión, estrés y ansiedad.

  • Sin duda, el ejercicio es uno de tus mejores aliados en esta cuarentena.

    Ejercicios para cuando se está sentado mucho tiempo

    Si estás sentado casi todo el día, entonces toma nota de los ejercicios que son más convenientes para ti:


  • Estiramiento pectoral y de columna. Sentado en tu silla, agarra el respaldo con ambas manos al tiempo en que te sientas en la orilla. Levanta la cara y estira el torso lo más que puedas sin soltar el respaldo, permaneciendo en esa posición algunos segundos. Después haz el mismo estiramiento, pero hacia atrás.
  • Activación escapular. Pon tu silla cerca de una pared; una vez sentado en ella, coloca las palmas de las manos sobre la pared y empuja llevando los hombros hacia atrás para que tus omóplatos (también conocidos como escápulas), sobresalgan de tu espalda y el pecho se vaya hacia adelante.
  • Estiramiento del túnel carpiano. Sentado sobre tu silla o de pie, como te acomodes mejor, junta tus manos para que queden palma con palma. En el primer movimiento, coloca tus manos frente a tu cara, como si estuvieras realizando una plegaria; después mueve tus codos de forma que las palmas estén frente a tu pecho, como si estuvieras apuntando con todos los dedos, pero con los codos pegados a tu pecho; termina el ejercicio estirando los brazos, simulando una flecha con las extremidades superiores.
  • Flexores de cadera. Levántate de tu silla y sube una pierna en ella mientras le das la espalda a las silla, reposando sobre ella lo que conocemos como espinilla del pie (la tibia). Si tu silla es de rueditas, basta con que la empujes hacia atrás con la pierna que tienes recargada hasta que la pierna con la que te sostienes, quede flexionada. Si no tiene rueditas, tendrás que hacer este movimiento alejándote un poco más de la silla para que tengas espacio de hacer la flexión. Repite este estiramiento tres veces con cada pierna.
  • Estiramiento del trapecio. Una vez más, sentado sobre tu silla o de pie, estira tu brazo por encima de tu cabeza hasta tocar tu oreja; si estás estirando el brazo izquierdo, deberás tocar tu oreja derecha y viceversa. Con la espalda totalmente recta, jala tu cabeza con tu brazo hacia un lado, estirando los músculos superiores de la espalda y de los hombros. Haz esto por cinco segundos de cada lado.

  • Con estos estiramientos, podrás, al menos, hacer que tus músculos y articulaciones se muevan un poco. Sin embargo, no es suficiente; quizás es momento de que pruebes con una rutina para la oficina, que puedes adecuar perfectamente también en tu casa, mientras estás de home office.