Por Ohtokani de miituo


Sabemos que tu auto es más que solo tu medio de transporte y que su mantenimiento es algo que siempre tienes en consideración. Es por eso que en miituoa menudo compartimos en nuestro blog consejos para cuidar desde las llantas de tu auto, hasta proteger la carrocería del fríoy el sol.


Sin embargo, cuando los vehículos tienen una avería o falla mecánica que desconocemos, lo único que podemos hacer para identificar el problema a tiempo, es poner atención a los “síntomas” que van presentado, como olores, movimientos o ruidos inusuales.


La mayoría de las fallas mecánicas más comunes se pueden prevenir con mantenimiento adecuado y constante, pero sobre todo siendo precavido al manejar. Para todos los demás imprevistos que puedas tener al conducir, está miituo, tu seguro de auto de pago por km con el que puedes protegerte desde $0.57 centavos al mes.

¿Cuáles son las fallas mecánicas más comunes?

A continuación, te compartimos un listado de las fallas más comunes de los vehículos para que, en caso de que alguna vez te suceda al manejar, conserves la calma y sepas qué hacer para solucionarlo y poder llegar a tu destino.


¿Tu auto no enciende?

Lo más probable es que el problema esté en el alternador. La tarea de este componente es mantener la batería de tu auto estable y con suficiente carga, pero cuando este falla, el vehículo simplemente no encenderá. Recuerda revisarlo con frecuencia para no tener contratiempos.


¿La gasolina de tu auto se termina rápido?

Como bien sabes, el combustible del auto es preciado y se agota cuando aceleras de forma brusca, pero también se agota más rápido si los niveles de oxígeno no están balanceados correctamente. Para evitar manejar con la reserva de gasolina o peor aún, quedarte varado, verifica que el sensor que mide las emisiones del motor no tenga fallas para cuidar el balance entre gasolina y oxígeno durante la combustión.


¿Tu auto está sobrecalentado?

No es normal que tu auto haga ruidos extraños y saque humo por el cofre… esas son las señales de que el termostato está fallando. Aunque en su mayoría esto se debe a una fuga de líquido anticongelante o refrigerante, si el problema persiste es posible que se trate del sensor de temperatura.

¡Se me ponchó una llanta!

No hay nada más peligroso para ti y tu auto que circular con una llanta ponchada. Afortunadamente es una de las averías más fáciles de prevenir, pues lo único que tienes que hacer es evitar caer en baches, volarte topes, pasar por charcos, caminos estrechos y con escombros, pues es muy probable que, de hacerlo, dañes tus neumáticos.


Presta atención al sonido que hace tu auto cuando avanzas, si escuchas un golpeteo constante, es quizá el rin de la llanta pegando en el asfalto.


¿Tu auto tiene fugas de aceite?

Si notas que tu vehículo va dejando manchas negras en el camino o al estacionarte, estás tirando aceite. Esto se puede deber a que el filtro del aceite no esté colocado correctamente, que el problema esté en la junta del cárter e incluso por algún empaque del motor. Por supuesto, debes acudir de inmediato con tu mecánico de confianza para solucionar la falla.


Inyectores obstruidos o desgastados

Los inyectores son los componentes que se encargan de suministrar combustible al motor. Cuando uno de ellos falla, puede ocasionar que debas sustituir todos los demás. Los problemas en los inyectores se presentan generalmente al usar combustible de mala calidad que introduce pequeñas partículas metálicas o de polvo, obstruyendo la función de esta pieza.


Si solo se daña un inyector, puedes sustituirlo sin problema. Pero si más de dos presentan desgaste, es recomendable sustituirlos todos.