Por Magali de miituo


Ahora que estamos en invierno se vienen muchas fechas especiales. Navidad, fin de año, año nuevo. Y con ellas, muchos de nosotros aprovechamos para pedir vacaciones en nuestros empleos y darnos una escapada de nuestra ciudad. Ya sea a la playa, a la montaña, o a una casa en el campo; lo que más estuvimos esperando en el año es poder darnos un respiro y pasar las fiestas decembrinas con las personas que más queremos.


Sin embargo, esta época también es una de las más "peligrosas". Y es que tenemos que tomar precauciones para prevenir enfermedades respiratorias, que son típicas de esta época; y también cuidarnos muchísimo si es que vamos a manejar en carretera, o podríamos ser víctimas de algún accidente. Preocupados por esto, hoy en miituo, el seguro de auto de pago por kilómetro, queremos hablarte sobre una herramienta que podría ayudarte a estar más tranquilo: el seguro médico.

¿Qué es un seguro médico?

Al igual que otros tipos de seguros, el seguro médico se trata de un contrato que alguien (en este caso tú) firma con una compañía de seguros para protegerte en caso de enfermedad o accidente. En este contrato se establece cuál será la prima que tú deberás pagar por el servicio, es decir, el monto que "cuesta" estar asegurado; así como cuáles son las coberturas de seguro que la compañía te brindará.


Una vez que contratas estos servicios, la aseguradora tendrá que enviarte una póliza de seguro, que no es más que una copia del contrato, donde podrás encontrar toda la información referente al servicio que contrataste, así como tus datos personales, necesarios para que puedan brindarte el servicio en caso de que lo necesites.


Es importante que sepas que, a diferencia de un seguro de viajero, que solo te cubre mientras estás de viaje, el seguro médico te protege por todo el tiempo que tenga de duración la póliza. Por lo que suele ser más costoso que un seguro de viaje cualquiera.

¿Cuáles son las coberturas de un seguro médico?

Las coberturas y protecciones de un seguro médico varían dependiendo de la compañía que contrates y de tu situación médica actual. Sin embargo, muchos de estos tipos de seguro incluyen dentro de sus pólizas coberturas básicas, como lo son consultas médicas generales y curaciones simples (como raspones o pequeños golpes, por ejemplo), consultas de especialidad, análisis clínicos más especializados e, incluso, cirugías.


Estas coberturas dependerán del tipo de seguro que contrates. Sabrás que actualmente existen dos tipos de seguros médicos. Uno es aquel que cubre gastos médicos menores; el otro es el que cubre gastos médicos mayores, como las cirugías. Dependiendo de la suma de dinero que estés dispuesto a pagar y la compañía de seguros que elijas, será el nivel de protección médica que recibirás en caso de accidentes o enfermedades.


Recuerda que también es muy común que algunos gastos médicos excluyan de su amparo algunos padecimientos o procedimientos médicos. Entre los más comunes están las enfermedades previas que tengas antes de contratar el seguro, tratamientos por esterilidad, lentes, conato de suicidio, autolesiones, lesiones por peleas o riñas, lesiones o daños causados en algún accidente que haya sido provocado bajo los influjos del alcohol o de alguna otra sustancia psicotrópica y cirugías de carácter estético.