Por Magali de miituo


A todos los que tenemos un automóvil nos preocupa muchísimo cuidarlo y tenerlo al cien. Es por eso que siempre nos preocupamos por ponerle la mejor gasolina o por escoger el aceite ideal para que todo funcione de maravilla. Además, siempre estamos buscando los mejores tips limpiar el auto y que no solos funcione al cien, sino que también se vea como nuevo.


Sin embargo, muchas veces tenemos hábitos que, sin saberlo, podrían estar dañando nuestro vehículo automotor. Pero no te preocupes, porque hoy en miituo, el sitio donde puedes cotizar seguro de auto, te vamos a contar cuáles son esas costumbres que dañan el auto; así puedes comenzar a dejar de hacerlas para proteger más aún tu coche.

Costumbres que dañan el auto

Aquí te enlistamos algunas de los malos hábitos de los automovilistas que podrían estar dañando tu carro sin que tú lo sepas y sin que te des cuenta:


  • Manejar con la reserva del tanque. Manejar así puede dañar los pistones del motor, lo que, a la larga, podría ser un problema tan serio que cause que el vehículo quede inservible.
  • Dejar la mano sobre la palanca de velocidades. Al recargar tu mano en la palanca, todo el peso de tu brazo cae en ella, lo que hace que esta se desgaste e, incluso, pueda llegar a romperse.
  • Conducir con las llantas bajas. Esto no solamente ocasiona un daño en los rines, en los amortiguadores, en los ejes y gasta más combustible, sino que puede ser muy peligroso, porque reduce la adherencia del auto al suelo, lo que puede provocar accidentes.
  • Presionar el clutch cuando no es necesario. Es bien sabido que muchos conductores mantienen presionado el clutch cuando no es necesario. Hacer esto, solo lo desgastará más de lo necesario y podría ser que deje de funcionar bien y necesite reparaciones.
  • Frenar excesivamente. Desgastar los frenos no solamente puede ser una reparación costosa, sino también puede ocasionar accidentes catastróficos, así que es mejor que manejes a velocidades regulares y evites frenar intempestivamente o muy seguido, a menos que sea absolutamente necesario.

  • Ahora que ya conoces algunas de las costumbres que dañan el auto, es momento de que pongas atención a tu forma de conducir y cuides de tu seguridad y de la vida útil de tu vehículo.