Por Magali de miituo


Cuando escuchas a alguien hablar de que necesita un seguro, lo más común es que te imagines que lo que está buscando es un seguro de auto, sin embargo, en el mundo de los seguros, existen muchos tipos de protección. Por ejemplo, para tu casa, para un viaje y hasta para las personas.


Hoy queremos hablarte sobre uno de los seguros más útiles y que te ayudará a proteger la integridad tuya y de tu familia: el seguro de gastos médicos. Si quieres saber qué es y cómo funciona, sigue leyendo el artículo que en miituo, el sitio donde puedes cotizar seguro de auto, preparamos para ti.

¿Qué es un seguro de gastos médicos?

Al igual que un seguro de auto, el seguro de gastos médicos es un contrato que realizas con una compañía de seguros en el cual tú te comprometes a pagar una cantidad de dinero (comúnmente de forma mensual), mientras que la aseguradora se compromete a pagar los gastos médicos que pudieras tener mientras dure la póliza de seguro, que normalmente es de 12 meses y después se hace la renovación por el mismo periodo de tiempo.

¿Cómo funciona un seguro de gastos médicos?

Cuando decidas contratar este tipo de seguro, la compañía aseguradora te pedirá una serie de datos personales y de tu estilo de vida, con lo que podrán determinar a cuánto asciende el monto de las primas que se pagarán por el servicio que te brindarán. Una vez que aceptes y firmes, te harán llegar la póliza correspondiente (que es el contrato que ampara que tienes un servicio contratado con ellos).


Dentro de tu póliza, deberán venir especificados los centros médicos, clínicas, hospitales y lugares de análisis clínicos donde podrás hacer efectivo tu seguro, ya que no funciona en todos los sitios. Además, recuerda que, tal como en un seguro para autos, también en esta modalidad es necesario pagar un deducible por los servicios que se brindan.

¿Cuántos tipos de seguro de gastos médicos hay?

Actualmente existen dos: el de gastos médicos menores y el de gastos médicos mayores. Como su nombre lo dice, cada uno cubre gastos médicos de menor o mayor relevancia, tal como podrían ser consultas médicas generales y curaciones simples (como raspones o pequeños golpes, por ejemplo); mientras que la otra cubriría consultas de especialidad, análisis clínicos más especializados e, incluso, cirugías.


Con respecto a sus coberturas, estas dependen completamente de la compañía de seguros que contrates, ya que algunas te podrán incluir solo consultas médicas y estudios de laboratorio, mientras que otras podrían incluir cirugías y hasta medicamentos, dependiendo del tipo de seguro que contrates y del monto de las primas. De hecho, hay incluso algunas pólizas que podrían incluir tratamientos para mujeres embarazadas o procedimientos y terapias psicológicas.


También es muy común que las coberturas del seguro de gastos médicos excluyan de su amparo algunos padecimientos o procedimientos. Entre los más comunes están los padecimientos previos, tratamientos por esterilidad, anteojos, conato de suicidio, autolesiones, lesiones por riñas o peleas, lesiones o daños causados en algún accidente provocado bajo los influjos del alcohol o de alguna droga y cirugías estéticas.


Para saber más al respecto, recuerda que antes de contratar algún servicio, cualquiera que sea, es necesario que te informes bien, que compares precios y coberturas y que tomes la mejor decisión con base en tus propias necesidades. Así seguirás siendo parte del consumo equitativo, al hacer una compra inteligente.