Por Magali de miituo


Muchos de nosotros, aunque tenemos auto, preferimos dejarlo en casa entre semana, con lo que ahorramos no solo en gasolina o en el desgaste natural del vehículo cuando lo manejamos, sino también en nuestro seguro de auto porque entre menos km recorremos, menos pagamos con miituo.


Sin embargo, el dejar el auto en casa implica que usemos, forzosamente algún otro transporte. Y mientras muchos optan por los servicios de un carpooling, otros preferimos el transporte público. Lo que muchas personas no saben, es que al usar este tipo de transporte, estamos protegidos por compañías aseguradoras. Hoy, en miituo, te vamos a contar todo sobre el seguro para transporte público que también te protege a ti.

Seguro para transporte público, ¿qué es?

Como sabes, en la Ciudad de México (así como en algunos otros estados de la República Mexicana y en caminos y puentes federales) es obligatorio que los vehículos que circulan tengan la protección de un seguro de daños a terceros. Sin embargo, esta medida no es única para vehículos de uso privado, sino también para el transporte público.


Pero no te imagines que hablamos solo de camiones, microbuses o taxis. De hecho, otro tipo de transporte público también está obligado a tener un seguro, de acuerdo con la Ley de Movilidad de la Ciudad de México; se trata del Metro, Metrobús, Trolebús, RTP, Tren Ligero y Tren Suburbano.

¿Cómo funciona este seguro?

Aunque normalmente son transportes seguros, lamentablemente nadie está exento de algún accidente al usarlos, es por eso que, si aún no sabes qué cubre y qué no cubre su protección (para que lo solicites en caso de ser necesario), aquí te lo decimos:


  • Asistencia médica. La compañía de seguros con la que tengan contratado el seguro para transporte público, debe comprometerse a otorgar atención médica o, en cualquier caso, reembolsar el pago que hayas realizado en algún hospital o médico particular si es que son distintos a los asignados por la aseguradora.
  • Indemnizaciones. Se deben pagar en caso de incapacidad total o parcial, ya sea de forma temporal o permanente. Y en caso de una defunción, también deberán pagar los gastos funerarios y una indemnización por muerte, siempre y cuando esta ocurra dentro de los 90 días posteriores a la fecha del accidente.

  • Es importante que sepas que el seguro no tendrá efecto en caso de que los accidentes, lesiones o muertes ocurran por imprudencia del conductor, como puede ser que circule con las puertas abiertas, o que circule sin respetar los límites de velocidad, por poner algunos ejemplos.


    Tampoco habrá efecto alguno del seguro en caso de que los accidentes sucedan debido a enfermedades propias del individuo, ya sean físicas o mentales. Y tampoco en caso de que se trate de lesiones ocasionadas por otras personas, como en caso de actos vandálicos, rebeliones o de guerra.


    La responsabilidad del seguro para transporte público comienza desde el momento en el que abordas la unidad y termina hasta que desciendes de ella. No olvides exigir tu derecho al seguro en caso de ser necesario.