Por Magali de miituo


Cuando escuchamos a alguien hablar de un seguro, inmediatamente viene a nuestra mente un seguro de auto, sobre todo si nos hemos convertido recientemente en conductoras adquiriendo un vehículo para no tener que usar el transporte público. Sin embargo, en México existen diferentes tipos de seguros que protegen no solo a nuestro auto, sino a nuestro patrimonio en general.


Si estás interesado en conocer todos los tipos de seguro que las entidades financieras te ofrecen en la República Mexicana, sigue leyendo el artículo que hemos preparado para ti en miituo, el sitio donde puedes cotizar seguro de auto y contratar el mejor seguro si es que eres de aquellos que manejan poco.

¿Qué es y cómo funciona un seguro?

Primero lo primero: ¿sabes qué es un seguro? No te preocupes, aquí está la respuesta. Un seguro no es más que un contrato que se firma con una compañía de seguros; este contrato te ampara (a ti, a las personas o a los bienes que hayan sido asegurados) ante algún percance o daño recibido por alguna causa.


A cambio de esta protección, tú te comprometes a pagar (comúnmente de forma anual o mensual) un prima -que no es más que un pago), la cual se establece dependiendo del tipo de seguro que se esté contratando y de las coberturas de seguro que estén especificadas en tu póliza de seguro (esta es el contrato físico).

Tipos de seguros en México

En nuestro país existen muchos tipos de seguro, con los que puedes proteger tu patrimonio, algunas bienes materiales menores, tu salud y la de tu familia y hasta la vida tuya y de la gente que quieres. A continuación te vamos a decir cuáles son los tipos de seguros más comunes y cómo te protegen:


  • Seguro de vida. Este tipo de seguro está pensado para el momento de tu muerte. Inevitablemente todos moriremos y qué mejor que dejar a nuestros seres queridos protegidos económicamente. Así es como funciona el seguro de vida. Se trata de una indemnización que se dará a las personas que tú elijas, en caso de que mueras, te jubiles o quedes imposibilitado para moverte por alguna razón. Algunas compañías ofrecen seguros de vida con opción de ahorro, lo que resulta más atractivo ya que si mueres, además del monto asegurado, se brindará a tu familia el ahorro que hayas conseguido.
  • Seguro de gastos médicos o de enfermedades. Este tipo de seguros ofrece pago de gastos médicos en caso de que se presenten lesiones inesperadas o algunas enfermedades después de haber contratado la póliza. Los gastos médicos pueden ser menores, como consultas con el médico general o curaciones superficiales, como las de raspones; o bien, pueden ser mayores, tales como consultas con médicos especialistas o, incluso, hasta algunos tipos de cirugías.
  • Seguro de daños a bienes muebles e inmuebles. Como su nombre lo dice, este tipo de seguros se encarga de proteger ante cualquier daño (siempre y cuando esté especificado en la póliza) que los bienes asegurados hayan sufrido por una causa ajena al correcto uso y funcionamiento de estos. Por ejemplo, si aseguraste tu teléfono celular y te lo roban, entonces la compañía de seguros pagará la suma que se haya acordado al momento de la firma del contrato o de la póliza. Los seguros de daños más comunes son:


    - Seguro de auto: se encarga de proteger vehículos automotores que bien pueden ser automóviles compactos, camionetas o incluso, motocicletas.

    - Seguro de protección del hogar: esta protección está destinada a amparar por la pérdida de una casa y, en ocasiones, del contenido que tenga (es decir los muebles y electrodomésticos que puedas tener en tu casa). Por ejemplo, este tipo de seguro puede ser muy útil en caso de que vivas en una zona sísmica o susceptible a cualquier evento meteorológico como ciclones o huracanes.

    - Seguro de servicios profesionales: este seguro es común en lugares de trabajo y se encarga de pagar los daños o lesiones a personas o bienes que se encuentren en los centros laborales. Los daños pueden ser derivados de accidentes, como incendios, por ejemplo.


  • Como ves, este tipo de servicios financieros pueden ayudarte a afrontar situaciones económicas espontáneas derivadas de accidentes o siniestros. ¿Qué esperas para contratar los que más te convengan?